LA ESTRELLA PALESTINA

Friday, September 01, 2006



No sólo piedras, también arrasan la vida, los sueños, los recuerdos...
Traducido para Rebelión y Tlaxcala por Nadia Hasan y revisado por Caty R.

En Palestina, lo primero que haces a primera hora de la mañana es encender la TV y la radio, revisar sitios Web y periódicos… ¿Cuáles son las últimas noticias? ¿Alguna invasión? ¿Es seguro ir al trabajo? ¿Otro día normal u otro día normal? ¡La primera situación normal es tener una invasión israelí en la ciudad, mientras que la segunda es despertar tranquilamente y anticipar una invasión para la tarde o para la noche!

Hoy el blanco de los ataques fue la casa de un amigo mío. Desperté para oír las noticias que divulgaban por todas partes. Me sentí diferente ya que conocía bien el edificio. Quizá por el hecho de conocerlo y a las personas que se vieron sometidas a los usuales ataques israelíes, con el desenlace previsto, esta vez fue un poco más difícil digerirlo.

La incursión comenzó el sábado por la noche. Los habitantes del edificio Lubaddeh se despertaron asustados, como les pasa a muchos otros habitualmente; a las 2:15 a.m. las fuerzas israelíes de ocupación invadieron la zona y emprendieron sus actividades; nadie sabía cuál iba a ser esta vez el blanco, sólo podían oír a los soldados israelíes que a través de los altavoces les gritaban y les ordenaban evacuar el edificio. En menos de cinco minutos todos los habitantes, familias enteras, muchos niños, mujeres y ancianos estaban en la calle.

Cuando ya aparecieron todas las familias, los soldados procedieron a hacer una llamada por los altavoces voceando dos nombres: "Sufyan y Ameen…, bajen, están rodeados." Sufyan Qandeel y Ameen Lubaddeh son dos jóvenes que según las fuerzas de ocupación estaban escondidos en el edificio. Los soldados no efectuaron una búsqueda casa por casa como se esperaba. En vez de eso llegó una gran excavadora y comenzó a derribar uno de los muros del edificio. Los residentes que se encontraban allí protestaban gritando desesperadamente: "Criminales… paren esto… Allahu Akbar… Allahu Akbar (Alá es el más grande), pero la excavadora siguió su faena, acompañada por el ruido de fondo de los tiroteos.

Después las fuerzas de ocupación obligaron a los habitantes evacuados a entrar en un edificio vecino y allí retuvieron a más de 100 personas durante horas. La casa de la familia Masri, también ubicada en el vecindario, se utilizó como centro de interrogatorios. Aquellos a quienes obligaron a entrar en ella para interrogarlos se quedaron pasmados ante el equipamiento que los soldados habían instalado en la casa –ordenadores, mapas y otros materiales-. Interrogaron a unos 7 residentes del edificio Lubaddeh y a varios ancianos mayores de 65 años, tratando de conseguir una información que nadie tenía.

Más tarde, a primera hora de la mañana, trajeron otra excavadora que estuvo trabajando durante más de 12 horas y, a pesar de que el edificio estaba completamente vacío, la destrucción continuó deliberadamente demostrando lo que los palestinos ya saben: que la ocupación no necesita excusas para cometer diariamente sus crímenes.

El ejército de ocupación perpetra todas estas brutalidades deliberadamente, sin buscar ninguna justificación; y las barbaridades no terminan ahí. Usaron la escuela que se encuentra en las inmediaciones como barraca militar y los francotiradores se desplegaron por todas partes y se pusieron a disparar aleatoriamente a los habitantes de la zona, incluyendo a algunos niños que tiraban piedras a sus vehículos. Parece ser que eso es lo que entiende, y lo repite constantemente, el ejército israelí como "autodefensa". De los muchachos que lanzaban piedras –ninguno mayor de 18 años-, asesinaron a uno, hirieron a 18 y arrestaron a 4 ó 5 más.

Esta operación injustificable siguió durante la tarde y justo cuando la población pensó que iban a terminar, los soldados obligaron, a través de los altavoces, a todos los residentes de los edificios vecinos a abandonar sus hogares. Todo hacía suponer que los israelíes iban a volar el edificio entero, ya que además exigieron a los habitantes de las dos casas contiguas (también pertenecientes a miembros de la familia Lubaddeh) que abandonasen sus residencias. Después prendieron fuego a las casas con todo lo que había dentro: muebles, equipos eléctricos, ropa y hasta una jaula con canarios.

El resultado final del día: el gran edificio quedó arrasado, sin ninguna posibilidad de restauración; 20 apartamentos destrozados, numerosas tiendas comerciales y edificios de la zona parcialmente dañados, 8 automóviles completamente destruidos, 18 familias sin hogar y ahora más de 125 personas se han quedado esperando compensaciones materiales y morales por los sueños destrozados, las esperanzas truncadas y, lo que es más importante, por los recuerdos perdidos en el lugar donde muchos de ellos nacieron, crecieron y compartieron momentos de felicidad junto a sus seres queridos…

Lo más trágico de la escena no fue ver cómo las excavadoras demolían el edificio, ni mirar a los hombres tragándose las lágrimas o a las mujeres y niños llorando, sino ver a cada una de las personas buscando algún recuerdo entre los escombros. Minutos después de que los soldados israelíes abandonaran el lugar, la gente corrió al edificio a pesar de que los vehículos militares todavía estaban a muy pocos metros. Corrieron a sus hogares mientras los soldados los observaban a muy poca distancia. Lo mismo que ellos fueron testigos de cómo los soldados destruyeron sus casas piedra a piedra… ahora los soldados miraban cómo regresaban ellos para recoger su ropa, libros, álbumes de fotos, juguetes, medallas deportivas y trofeos. Recuerdos… o pedazos de recuerdos.

Cada habitante tiene una historia diferente que contar, pero todos tienen una historia común; la historia del duro trabajo que permite a los padres construir una gran casa familiar en la que se puedan reunir los hijos, primos y nietos. Años de trabajo destrozados en un par de horas. Esta es una historia habitual, que no aceptable, en este país. Pero hasta que el mundo no mire, aunque sea con un solo ojo, no escuche, aunque sea con un solo oído o le importe, aunque sea con una sola lágrima, este día será recordado como cualquier otro: un día normal en Palestina.

**********************************************
Dando un clic en el siguiente enlace podrás ver nuestros albunes de fotos y tambien suscribirte al grupo de La Estrella Palestina
http://ar.ph.groups.yahoo.com/group/palestina_solidaridadpps/photos

Wednesday, August 30, 2006


68 mujeres palestinas han sido forzadas a dar a luz en puntos de control israelíes
28 de agosto del 2006

El Ministerio de Salud Palestino y el Centro de Información de Salud Palestino han dado a conocer esta mañana la cifra de mujeres que han tenido que dar a luz de manera forzosa en los Checkpoints (puntos de control) israelíes, que obstruyen cotidianamente el paso de los palestinos impidiendo cualquier desplazamiento entre sus ciudades, desde que comenzó la Intimada de Al Aqsa el 28 de septiembre de 2000.
Entre las 68 mujeres que fueron impedidas de llegar a hospitales para dar a luz, 34 tuvieron que ver como sus hijos recién nacidos morían por las pocas condiciones higiénicas. Cuatro de las mujeres también murieron esperando por una atención hospitalaria que jamás llegó debido a la opresión que ejerce Israel sobre los palestinos.
Además, 6 mujeres han sido heridas con complicaciones para ellas o los fetos debido a disparos del Ejército de Ocupación y por los gases tóxicos empleados contra la población civil palestina.
El estudio comprueba que las mujeres palestinas que antes del bloqueo israelí demoraban 15 a 30 minutos en desplazarse desde sus hogares hasta el hospital más cercano, ahora, siempre y cuando las dejen pasar, demorarían cuatro horas y más.
Esta situación se suma a los 137 pacientes que han muerto en los checkpoints desde a misma fecha debido a que son impedidos de llegar a los hospitales o bien no se permite el paso de las ambulancias que transportan enfermos. De esta cifra 34 son niños, representando el 50% de los niños que han vivido esta situación. El 5,9% de las mujeres que han necesitado llegar a un hospital han muerto.[1]

[1] Wafa, Palestinian News Agency, 28 de agosto, 2006.
Fuente: Oficina de Información Palestina

Monday, August 28, 2006



Me embarga la indignación y me lleno de satisfacción……
Por: Ahmad Mustafa Taha

Me embarga la indignación por que mi país se quema, lo quema y destruye el odio, la barbarie y el salvajismo del asesino sionismo israelí de corazones repletos de rencor, odio, racismo e historias negras manchadas de sangre y más sangre….

Me embarga la indignación porque los sionistas israelíes asesinos de los niños de mi patria se han convertido en victimas y yo me he convertido en terrorista por tan solo defender y honrar a los mártires niños de mi patria y a la tierra que siempre me ha pertenecido pero se encuentra ultrajada y ocupada por el odio israelí…..

Me embarga la indignación cuando la brutal venganza israelí cegada por la envidia por la fenomenal resurrección de mi patria, castiga destruyendo hospitales, puentes, aeropuertos, autopistas y carros repletos de familias enteras ante el silencio aterrador de un mundo cómplice y cobarde…

Me embarga la indignación en este mundo de descomunal salvajismo y crueldad en el cual si mueren decenas de inocentes niños de mi patria devastados por la poderosa y criminal maquinaria israelí no se despierta la conciencia de la "Organización de Naciones Sometidas" al veto dictador imperialista, pero cuando es herido un agresor israelí es como si se hubiera herido a todos los niños de la tierra…


Me embarga la indignación al ver desvanecer la posibilidad de la paz que nos quieren imponer con el enemigo que solo quiere la guerra…

Pero al final me lleno de satisfacción porque me queda la convicción de que tenemos la razón y estamos armados con la verdad mientras ellos, los sionistas israelíes, carentes de razón, solo tienes armas para matar y asesinar a niños….

Me lleno de satisfacción porque a nosotros nos honra morir para que vivan nuestros hijos mientras ellos viven para matarlos…

Me lleno de satisfacción porque la historia nos premiará como acostumbra hacerlo con los buscadores de paz y libertad y juzgará a los sionistas israelíes como juzgó a cuantos opresores hayan pasado por ella…